El municipio de Vila Velha de Ródão era parte de Herdade da Açafa donado a los templarios por el rey Sancho I en 1189, y su liquidación es anterior a la formación de la nacionalidad. No sabes una carta. Su superficie era un punto estratégico en la delimitación de las fronteras cristianas, dados los musulmanes, y la garantía de la libertad de navegación del Tajo, con la consecuencia de la necesidad de la construcción del castillo de puertas de radón. La existencia de la picota manuelina confirma la autonomía municipal después de seg. XIII. Porto do Tejo En 1708, el radón fue vigairaria la Orden de Cristo, Encomienda de Athouguia Conde y tenía sólo 160 incendios. En 1768 fue pueblo de la Guardia Obispado y tenía 172 fuegos. El Censo de 1864 le otorgó 355 incendios y 1.454 habitantes y 1878 le dio 430 incendios y 1.652 habitantes. En 1708, el condado ya incluido los mismos cuatro parroquias de hoy – Vila Velha Rodan, Alfrívida (actualmente Perais es la sede de la parroquia), y Sarnadas Fratel – y tenía un total de 560 incendios. Portas de Ródão La importancia de radón procede del puerto Tejo que dio paso a una carretera comercial y pastos, esencial para el desarrollo de las regiones de Beira Baixa y el Alentejo. El tráfico fluvial era muy activa hasta que la construcción de la carretera-ferrocarril, de 1885 a 1893, que reemplazó. Desde un punto de vista estratégico militar, en los siglos XVIII y XIX. la construcción de puentes se produjo en Vila Velha de Ródão un conjunto de acciones militares – en el contexto circundante de la Guerra de los Siete Años y las guerras napoleónicas – que ponen a esta ciudad en los anales de la historia de Portugal y cuyas obras de defensa son todavía visibles hoy en día. A pesar de su importancia estratégica, parece innegable que al principio del s. XIX radón se presenta en decadencia. En el último cuarto del s. XIX, la construcción del puente de metal y la ruta del ferrocarril contribuyó decisivamente al desarrollo de la comarca. Fue también en este tiempo que introdujo el cultivo intensivo de oliva en esta región, que tan marcadamente contribuyó a los cambios en el paisaje y la economía local. A partir de 1971, la ejecución de la planta Celtejo (después de Portucel) significa la materialización de la opción industrial por este municipio, con el consiguiente cambio ambiental, social y económica. Fuente: http://www.cm-vvrodao.pt/principal.php?cont=4&sub=3&letra=p&lg=1