Castelo Branco Es ciudad de la región centro y capital de distrito. Un municipio subdividido en 19 freguesías, limitado al norte por el municipio de Fundão, al este por Idanha-a-Nova, al sur por España, al suroeste por Vila Velha de Rodón y al oeste por Proença-a-Nova y por Oleiros.
La ciudad de Castelo Branco se ubica en el interior de Portugal a unos 50 km de la frontera con España y dista cerca de 100 km de la ciudad de Guarda y 80 km de la ciudad de Portalegre, las capitales de distrito más cercanas.

Castelo Branco debe su nombre a la existencia de un castro luso-romano. La ciudad surgió a partir de tres núcleos poblacionales distintos: uno en la colina donde hoy aún subsiste la llamada “ciudad vieja”, otro en el triángulo comprendido entre los límites de las Ermitas de San Martín, Señora de Santana y Señora de Mérules, siendo el tercero núcleo, ubicado en S. Bartolomé, a 4 o 5 km de la ciudad.

Pedro Alvito, Maestro de la Orden del Templo, concedió el foral a la ciudad en el siglo XIII. Pero en el reinado de D. Dinis, con la extinción de la Orden del Templo, y la respectiva incorporación de sus bienes en la Orden de Cristo, creada para sustituir, Castelo Branco se convirtió en Comenda de la Orden de Cristo. En el marco de la reforma de D. Manuel I, se le autorizó, en 1510, el Nuevo Foral. Se convirtió así en 1642 la Villa de Castelo Branco.

El 16 de agosto de 1858 se inaugura la línea telegráfica Abrantes – Castelo Branco y el 14 de diciembre de 1860 la ciudad inaugura su iluminación pública, paso importante para el desarrollo de ésta, habiendo sido hecha oficial de la Orden Militar de Cristo a 22 de septiembre de 1931. En efecto, la ciudad vendría a convertirse en capital del distrito en 1959.

En cuanto al patrimonio histórico y cultural: el Castillo de la ciudad fue construido en la Edad Media, entre 1214 y 1230, una obra de los templarios. Posteriormente (unos 150 años más tarde), en el reinado de D. Alfonso IV, fue construida a cerca de la villa, una muralla y un conjunto de torres que rodeaba la villa que, sin embargo, creció en la ladera del monte de Cardosa. En 1648, debido a la Guerra de la Restauración, el castillo sufrió bastantes daños causados ​​por la ofensiva española y más tarde, en la Guerra Peninsular, volvió a ser asolado por las tropas francesas encabezadas por Jean Junot.

Además del Castillo existe también como patrimonio histórico de la ciudad, la Catedral, Iglesia de San Miguel, de trazado medieval, que ha sufrido alteraciones a lo largo de los siglos, actualmente predominantes los elementos del Barroco y del Rococó.

El Jardín del Paço Episcopal se destaca por la conjunción del verde y su estatuaria en piedra. Esta, siguiendo recorridos temáticos, aborda figuras y simbologías religiosas, históricas y mitológicas.

También el Museo Francisco Tavares Proença Júnior es el bastante conocido de la ciudad de Castelo Branco. Fundado en 1910, guarda muchas piezas identificativas de la ciudad y de la región, como hallazgos arqueológicos, tapicerías del siglo XVI y arte primitivo portugués.

También sobre el patrimonio histórico y cultural: el Solar de los Caballeros, edificio de mediados del siglo XVIII, en pleno centro histórico, sirve de instalación a una parte del Museo Cargaleiro, donde es posible apreciar un notable conjunto de obras, que integran el acervo de la obra Fundación Manuel Cargaleiro: pintura, cerámica, escultura, azulejería, tapicería, inaugurado el 25 de abril de 2004.

También existe el Museo de Arte Sacro “Domingos dos Santos Pio”, situado en el Convento da Graça desde el 11 de noviembre de 1984, que alberga artefactos de carácter religioso.

En la artesanía, uno de los productos típicos de la región son las colchas de lino bordadas con hilo de seda natural, conocidas como bordado de Castelo Branco, que se cree que son de inspiración oriental y que se conocieron a mediados del siglo XVI. Son conocidos por sus colores vivos y por los elementos que retrata normalmente relacionados con la naturaleza, destacándose el frecuente uso de árboles y pájaros.

Como patrimonio natural es de destacar el Geopark Naturtejo de la Meseta Meridional que tiene 5 mil km2 que se extienden por el área compuesta por los municipios de Castelo Branco, Idanha-a-Nova, Nisa, Oleiros, Proença-a-Nova y Vila Velha de Rodão, que presenta un vasto patrimonio geomorfológico, geológico, paleontológico y geominar. El Geopark está integrado en la Red Mundial de Geopaks, creada en 2004 por la UNESCO ya la que se adhirió en el año 2006. Su objetivo es valorar los lugares que actúan como testigos clave de la historia de la tierra.

Más información en: http://www.cm-castelobranco.pt